NOSOTROS

Colocación de la
piedra fundamental

Mariano BergerEn un grupo de miembros de la Iglesia Adventista del 7º Día, surgió el deseo de tener una escuela que permitiera brindar una educación cristiana a sus hijos. Por este motivo, el día 3 de junio de 1982 se reunió la Comisión Escolar en el templo de calle Río Negro 547, para tratar temas referidos a los fundamentos de la educación adventista. Después de muchos trámites, se consiguió un terreno en calle Islas Malvinas 853. Este se encontraba entonces en una zona alejada del centro de la ciudad, pero hoy podemos decir que está ubicado en uno de los mejores barrios.

Piedra fundamental,
3 de septiembre de 1982

Sin perder tiempo, se puso manos a la obra, colocándose la piedra fundamental (junto con una Biblia) el día 3 de septiembre de 1982, acto al que asistió el entonces intendente de la ciudad de Neuquén, Dn. Jorge O. Sobisch.

Las paredes se levantan
en un solo día

Con mucho esfuerzo, el sacrificio de alrededor de 80 feligreses, y, por sobre todo, la bendición de Dios, fue posible la construcción de

la planta baja. Ésta se edificó desde los cimientos hasta

la altura del encadenado en solamente un día.
En 1987 se iniciaron las actividades, contando con preescolar y primer grado. La primera directora de la escuela fue la Srta. Patricia Kundich. Fueron años de mucho sacrificio; cuenta la directora que los días de lluvia se filtraba el agua, lo que obligaba a suspender las clases.

Entrevista con el Gobernador,
Dn. Felipe Sapag

Para continuar con la construcción hacía falta dinero, y éste era difícil de conseguir ya que cada congregación de la ciudad estaba construyendo su propio templo. Por ese motivo, se solicitó una entrevista al Gobernador de la provincia, Dn. Felipe Sapag, en la que se solicitó ayuda. A dicha entrevista asistió el Pastor Elbio Pereira, por ese entonces Presidente de la Unión Austral de la Iglesia Adventista del 7º Día, acompañado por la Sra. Carmen de Sifleto. La respuesta del Gobernador fue favorable, ofreciendo una ayuda de $ 15.000 de entonces.


Docentes, alumnos y
personal de Gas del Estado

Otro gran problema que tuvo que enfrentar la escuela fue el abastecimiento de gas natural, sumamente necesario en invierno, dado que la red estaba muy distante y se requerían casi U$S 60.000 para acceder a ella. No perdiendo la fe en Dios, y con mucha oración, la Sra. Carmen de Sifleto consiguió una entrevista con el Director de Gas del Estado. El día acordado fue acompañada por su esposo, quien quedó orando fuera de las oficinas. Nuevamente Dios mostró su fidelidad para con quienes dejan sus problemas en Sus manos: el Director de Gas del Estado ordenó el inmediato inicio de las obras, no sólo del tendido de la red hasta el barrio, sino también de la instalación en la escuela misma. Los vecinos, que no podían creer que tenían gas tan rápidamente, en agradecimiento obsequiaron a al a escuela los calefactores.


Momentos dificiles superados

En 1993 egresó la primera promoción. La escuela contaba en ese momento con 84 alumnos. La crisis socio-económica que vivió el país a partir de 2001 no fue ajena a la escuela, cuyas finanzas se vieron comprometidas debido a la disminución de la matrícula y al aumento de los costos operativos, contando con un bajo nivel de aportes estatales. Pero nuevamente Dios mostró su bendición, permitiendo que, a pesar de ello, la matrícula se triplicara en tan sólo 4 años, superando los 280 alumnos en 11 divisiones, lo que afianzó financieramente la institución, y dio lugar a un proceso de mejora y ampliación edilicia. Dios no dejó de hacer su parte en esta historia de amor y sacrificio, y tenemos la plena certeza de que no dejará de hacerlo en el futuro.

Mariano Berger